Como siempre, sin tarjeta

Hoy, al llegar a casa, mi esposa ha disimulado su felicidad. Se le da fatal. No sabe que yo lo sé todo y que puedo adivinar cuándo ha recibido otra carta de amor. Sus ojos brillan con el fuego de las estrellas. No puede evitar sonreír. Aunque lo haga de medio lado, al igual que... Seguir leyendo →

Anuncios

Cita con el destino

La campanilla que avisaba cuando alguien entraba en la tienda repiqueteó un par de veces antes de que una mano angulosa y blanquecina la silenciase. Poe tragó saliva. Desde su escondite podía observar sus venas azuladas palpitando a través de una piel prácticamente inexistente. —Sé que estás aquí. La voz que retumbó por entre las... Seguir leyendo →

Los ojos del hambre

    Ypres, 24 de diciembre de 1914 Querida madre: Hace dos días que no recuerdo nada más que frío, barro y el estruendo de las bombas al caer. Dicen que recibí un mal golpe en la cabeza, que la escriba a usted para ver si regresa mi memoria. Yo cierro los ojos y lo... Seguir leyendo →

El último unicornio

La capucha de Ethelle se había desprendido y su cabello volaba arriba y abajo agitado por el viento. Nunca había cabalgado tan deprisa así que se agarraba con fuerza a las crines blancas. —Ya se ve la casa —le dijo al unicornio—. Pronto estarás a salvo. Un vistazo a las sombras que les perseguían le... Seguir leyendo →

El grumete y el capitán

El marinero no subió al barco. Se conformó con ver su estela mientras se alejaba. La luna parecía un enorme faro y su luz se reflejaba en la superficie del océano salpicando cada ola con brillantina de color plata. La sombra de sus piernas se alargaba hasta la entrada de la cueva. El lugar en... Seguir leyendo →

El nacimiento de Manolito

A veces, el día en el que uno nace es bastante importante. Sobre todo, si en el futuro te vas a convertir en un personaje famoso como un rey o un jugador de fútbol. Estoy seguro de que la sita Asunción va a decir que esta es la clásica redacción de un niño que está... Seguir leyendo →

Noche de terror

  Diez minutos después todo seguía en orden. Pulsaciones en calma, transpiración regulada, la noche en silencio, y yo completamente sana y salva. Sola. Sentada en la cama, tratando de controlar la agitación, había mirado hacia el pasillo sin creer que ya no estuviera allí. El grito y el tirón del brazo me habían traído... Seguir leyendo →

El lago de los cisnes

Minutos después, cuando la luz regrese, los cuatro miembros de la familia Mcarthur planearán apagarme. Pero de momento soy la reina de la oscuridad. Bailo. El contoneo de mi cuerpo incandescente proyecta sobre sus rostros un hipnótico juego de luces y de sombras. Afila narices, tuerce bocas, desencaja órbitas oculares. Por las paredes, sus siluetas... Seguir leyendo →

Borrón y cuenta nueva

El escritor encendió la cerilla y la sujetó con firmeza entre sus dedos. La pálida luz titiló sobre un rostro medio escondido bajo el ala del sombrero de gánster. A sus pies, los manuscritos de toda una vida se hallaban empapados de gasolina, al igual que el suelo, los surtidores y su propia gabardina. El... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑