Como siempre, sin tarjeta

Hoy, al llegar a casa, mi esposa ha disimulado su felicidad. Se le da fatal. No sabe que yo lo sé todo y que puedo adivinar cuándo ha recibido otra carta de amor. Sus ojos brillan con el fuego de las estrellas. No puede evitar sonreír. Aunque lo haga de medio lado, al igual que... Seguir leyendo →

Anuncios

Amor de madre

—Gracias por invitarme a comer. —De nada. —Tu madre cocina las lentejas de vicio. —Pues a mí no me gustan. —¿De verdad, tío? Pero si están cojonudas. —Yo prefiero los de la tuya. —¡Qué dices! La mía echa la cebolla en trozos enormes. Flotan por el plato como si fuera una sopa. —Pues a mí... Seguir leyendo →

Fashion victim

Siempre le había gustado ir a la moda. Combinaba a la perfección los cuadros escoceses con los lunares de payaso, los zapatos rojos con los sombreros de plumas. Se maquillaba siempre en tonos morados y tenía la certeza de que sus cardados no dejaban indiferente a nadie. Detestaba a la gente que vestía con chándal... Seguir leyendo →

Cita con el destino

La campanilla que avisaba cuando alguien entraba en la tienda repiqueteó un par de veces antes de que una mano angulosa y blanquecina la silenciase. Poe tragó saliva. Desde su escondite podía observar sus venas azuladas palpitando a través de una piel prácticamente inexistente. —Sé que estás aquí. La voz que retumbó por entre las... Seguir leyendo →

Los ojos del hambre

    Ypres, 24 de diciembre de 1914 Querida madre: Hace dos días que no recuerdo nada más que frío, barro y el estruendo de las bombas al caer. Dicen que recibí un mal golpe en la cabeza, que la escriba a usted para ver si regresa mi memoria. Yo cierro los ojos y lo... Seguir leyendo →

Catalepsia

Roncaba. Mucho. Que por eso me despertaron. Estaba soñando que nadaba en el mar, sin más ataduras que la de seguir respirando. Ellos eran dos y yo uno. Se acercaban despacio con su bata blanca y su mascarilla de papel. El más fuerte incluso llevaba un cuchillo de filo chato. Lo aferraba con fuerza. Me... Seguir leyendo →

El último unicornio

La capucha de Ethelle se había desprendido y su cabello volaba arriba y abajo agitado por el viento. Nunca había cabalgado tan deprisa así que se agarraba con fuerza a las crines blancas. —Ya se ve la casa —le dijo al unicornio—. Pronto estarás a salvo. Un vistazo a las sombras que les perseguían le... Seguir leyendo →

Ecuación

María observaba el paisaje desde la ventanilla del tren y sonreía. Había salido de la estación de Madrid a las doce en punto en dirección a Barcelona. Como cada curso, en algún punto del recorrido, se encontraría con Juan. Ya tenía ganas de verle. Se preguntó si se habría dejado barba. Los pasajeros gritaron y... Seguir leyendo →

El nacimiento de Manolito

A veces, el día en el que uno nace es bastante importante. Sobre todo, si en el futuro te vas a convertir en un personaje famoso como un rey o un jugador de fútbol. Estoy seguro de que la sita Asunción va a decir que esta es la clásica redacción de un niño que está... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑