El repartidor

Se quedaban discutiendo dónde pondrían el sofá. La hija que junto a la ventana y la madre que delante de la tele no, que solo servía para tener al inútil de su yerno plantado delante sin hacer nada. Ni siquiera me dijeron adiós. Estaba tan acostumbrado a ser invisible que no me importó. Cosas del oficio, supongo. Bajé al camión y arranqué. Miré la ventana del salón donde se recortaban sus figuras. El sofá parecía cómodo; seguro que se dormía bien en él. Cuando las dos mujeres de mi vida se dieron cuenta de mi ausencia yo ya había puesto rumbo a la pensión más lejana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: