El regalo de aniversario

¿Qué será lo que le ponía su madre cada año en el armario que le daba tanto miedo?

En su estrecho y oscuro cuarto el pequeño Marquitos no podía descansar. Miraba de reojo la puerta entreabierta y se arrebujaba entre las sábanas, inquieto. Tiraba tanto de ellas que hasta sentía los pies fríos. En ocasiones, el terror le paralizaba los músculos del cuerpo y, entonces, se decía a sí mismo que no dejaría pasar otro año más sin atreverse a mirar dentro.

Hoy, por fin, el pequeño Marquitos se ha armado de valor y se ha levantado. Desliza sus deditos huesudos entre la rendija y tira con todas sus fuerzas. Al otro lado, junto a su nombre y la fecha de su cumpleaños, tan solo descubre un ramillete de flores marchitas, tan inertes y descoloridas como él.

Anuncios

47 comentarios sobre “El regalo de aniversario

Agrega el tuyo

  1. Hola Jean,
    Buen relato. El engaño y despiste de la primera parte, nos deja un pastel bastante inquietante. Me ha gustado mucho. Vengo de la mano del Tintero de Oro, ya me dejaste tu comentario en El Rincón de Keren, siento no haber comentado antes.

    ¡Un gran saludo!

    Me gusta

  2. Hola, Jean, un buen micro en el que engañas un poquito al lector y lo llevas por donde tú quieres, pero en el que consigues una buena sorpresa final. Suerte en el concurso. Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho, y como creo que a todos nos ayudan las sugerencias de mejora, te comento dos minucias:
    -La expresión “pequeño Marquitos” creo que debería ser o Marquitos o “pequeño Marcos “, porque provoca efecto redundante.
    -El armario despista, a no ser que lo cambies por puerta. Sé que es un símil con el ataúd pero me llevó a pensar en una ubicación que luego no coincidía. Ay, qué mal me explico.
    Dicho lo anterior la idea es fantástica y tu prosa, impecable. El resto son minucias para redondear un micro redondo.
    Muchísima suerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por tus aportaciones. Siempre son bienvenidas.

      La redundancia era un poco a propósito para enfatizar lo pequeño que era el protagonista. Que se viera bien que era un niño.
      Lo del armario sí que puede parecer un poco forzado. Aunque no es el ataúd sino la lápida. Al menos así me lo he imaginado yo, jejeje, (la mente de cada uno)

      Un abrazo.

      Me gusta

    1. Hola Lola.

      Me alegro haberte dejado muda. Eso significa que no lo he hecho tan mal ;).

      No te apures, las tablas se van aquiriendo con el tiempo. A mí aún me quedan unas cuantas si quiero mantenerme a flote, jeejeje.

      Un abrazo, amiga.

      Me gusta

  4. Hola Jean. Adoro los micros porque la dificultad que presentar al momento de escribirlos, porque deben contar con las claves necesarias para que se nos abra un mundo de sensaciones y posibilidades. Como siempre digo dicen más de lo que está escrito.
    Un abrazo y mucha suerte en el concurso.
    Ariel

    Le gusta a 1 persona

  5. Qué buen micro, Jean. Es difícil provocar tantas emociones en el lector con un número tan escaso de palabras, pero tú lo has logrado. Pobre crío, si al principio temíamos con él y sentíamos curiosidad por saber qué había en ese armario, al final no podemos evitar la tristeza.

    ¡Un abrazo y mucha suerte en el concurso!

    Le gusta a 1 persona

  6. Un estupendo micro Jean, que nos deja un revoltijo de emociones desde el miedo a la tristeza. Es muy difícil escribir una historia redonda con tantos condicionantes como los de este concurso, pero lo has conseguido de sobra. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: